Monica Armani

 

Trento 1964, arquitecta de escuela racionalista, en sus primeros diez años de actividad se dedicó, colaborando con el estudio paterno, a grandes proyectos tanto para el extranjero como para su ciudad. A lo largo de su trayectoria de formación ha desarrollado su propio concepto del habitar: un espacio libre de la sobrecarga de los símbolos, inspirado en el rigor de la geometría. La creación de una arquitectura basada en una rigurosa armonía de estética y eficiencia, que respeta los espacios destinados a su función. El hecho de profundizar su concept la hizo orientar hacia el diseño industrial y en 1998 presentó sus primeras colecciones. Sus objetos pueden definirse como: sofisticados y moderados, pero afilados como una cuchilla, pues rechazan lo superfluo. Son el resultado del progresivo e indomable perfeccionamiento gracias a un rodaje que destila continuamente las ideas. La aceptación obtenida con la presentación de sus primeras colecciones de diseño la empujó a dar vida a un proyecto integrado, empezando por la idea hasta el desarrollo, definiendo cada detalle del producto y de los instrumentos de comunicación. En esta actividad contó con la ayuda del marido, luca dallabetta, que se ocupa de ingeniería y proyectos industriales de arquitectura y diseño. Monica armani gracias a su innovación, estilo y comunicación es uno de los nuevos nombres del diseño italiano.

Compartir este contenido